PARA AMPLIAR ESTE LISTADO O MODIFICAR DATOS INCORRECTOS

ENVIAR UN MAIL A: info@numislandia.com

PASION NUMISMATICA

EL ARTE DEL COLECCIONISMO

INTRODUCCIÓN

   Antes de la aparición de las monedas como medio de cambio, se utilizó el sistema de trueque para realizar transacciones. Este sistema fue variando como consecuencia de la, cada vez mayor, especialización en el trabajo así como del cambio de las estructuras sociales en formación. Lo obsoleto del sistema llevó a los pueblos a crear un elemento único, cuyo valor de cambio les permitiera adquirir bienes y servicios. Este, con el transcurso de los siglos, y la "universalización" de su uso, tomó el nombre de moneda. Nombre que es proveniente de MONETA, localidad de la Península Egea, en la que se acuñaban las monedas griegas. En algunas sociedades se usó metales preciosos para su elaboración, en cambio en otras, se utilizó objetos, cuyo valor y facilidad de atesoramiento les confería las características necesarias para ser consideradas monedas.

   Las culturas de América Precolombina entran en este grupo pues utilizaron diversos objetos, con este fin, tales como pepas de cacao, concha Spondylus y hachas de cobre, además de metales preciosos, que también tenían valor de cambio; más en el antiguo Reino de Quito, particularmente en el Litoral, se utilizaron las "Hachas Monedas". La gran variedad de piezas que se ha encontrado, hace pensar que existió dentro de ellas un tamaño que probablemente era la unidad, y que los demás eran múltiplos y submúltiplos de la misma.


 LAS PRIMERAS MONEDAS ECUATORIANAS; MdQ (MONEDA de QUITO)

   Las primeras monedas que circularon en nuestro actual territorio (como propias), son las monedas acuñadas en Cundinamarca (Colombia) que tienen una marca en bajo relieve, con las letras MdQ entrelazadas.

   Estas siglas significan Moneda de Quito y fueron mandadas estampar, en el año1833 por el General Juan José Flores, en la recién fundada Casa de la Moneda de Quito, que aún no emitía los primeros signos fraccionarios; estas piezas sólo podrían ser utilizadas si se les practicaba, en dicha Casa, esta marca identificativa.

   Algunos investigadores y tratadistas afirman que, esta marca, sólo fue hecha sobre monedas de un peso, pero el hallazgo constante de denominaciones inferiores en valor, afirman lo contrario.


LAS ETAPAS de 1833-1835 y de 1836-1861

   El año de 1833 puede considerarse como año de partida de nuestra numismática. Es en esa fecha cuando se inicia la circulación de las primeras   monedas acuñadas por la casa de la Moneda de Quito.

   Estas monedas no correspondieron, ni en características morfológicas, ni en su calidad metálica, a lo que especificaba el decreto expedido por el Ejecutivo el 8 de Noviembre de 1831, puesto que el propio Juan José Flores, pasándolo por alto, ordena mediante un nuevo decreto, que la primera acuñación sea hecha con plata de muy inferior calidad, remodelando el diseño que se había fijado dos meses antes.

   El sentimiento de nostalgia que aún quedaba por la pasada unión con Colombia, y la esperanza de que se conformara una Confederación con las antiguas Repúblicas que la habían integrado, hizo a Flores ordenar la acuñación de nuestras monedas con la leyenda "El Ecuador en Colombia". Quedando abolida en 1835 y reemplazada por la de "República del Ecuador", al subir al solio presidencial Don Vicente Rocafuerte.

   Durante este período nuestra numismática se enriquece con la constante aparición de nuevas monedas para los valores tradicionales y particularmente con el cambio de diseño experimentado en 1844 cuando Flores, para evitar que se mantenga el problema de la falsificación, hace realizar un nuevo cuño para las monedas de cuatro reales y ocho escudos, en las que, el escudo nacional, adoptará una apariencia totalmente distinta al anterior. En 1846, Luego del triunfo de la revolución marcista se adoptó un nuevo diseño, surgiendo monedas de gran talla, como el peso (monedas de 8 reales), pieza de gran rareza, porque sólo se fabricaron 1386 piezas, desaparecidas casi totalmente en nuestros días.

   En 1858 surge la "moderna" moneda de 5 francos, al decaer el Sistema Octavario e iniciarse bajo la presidencia de Robles el Sistema Decimal francés. Para esta fecha, la Casa de la Moneda cerró sus puertas, debido al endeudamiento del que era objeto, mismo que no le permitía su autofinanciamiento.

   Poco tiempo después, el Gobierno del Dr. García Moreno, autorizó al Banco Internacional la acuñación de monedas por un valor de 200.000,00 pesos, de los cuales sólo se alcanzaron a acuñar 35.000,oo en fracciones de cuartillos, 2 reales y 4 reales.


1862 ULTIMA ACUÑACIÓN EN LA CASA DE LA MONEDA

   A las monedas que se acuñaron este año, no se les aplicó, en su acuñación, los cánones definidos por el sistema decimal, ya que la denominación que poseían se mantenía como en el antiguo Sistema Octavario.

   Estas piezas son extremadamente raras. Pues parece que, fueron retiradas poco tiempo después de su circulación.

Esta acuñación fue hecha con dos modelos distintos:

PRIMER MODELO: Mantenía el diseño de una india que ceñía un cintillo con la leyenda " Libertad". De este modelo se acuñaron piezas de dos reales, cuatro reales y cuartillos.

SEGUNDO MODELO: Su cuño fue realizado por Barré, en París y representaba una diosa Griega ciñendo un cintillo con la leyenda " Libertad", acuñándose de este modelo piezas de dos reales, cuatro reales y ocho reales.

Estas últimas se considera que sólo fueron pruebas.

   Después de tres décadas de, funcionamiento, la Casa de la Moneda, finalmente cerró sus puertas. Los gobiernos de Flores, Rocafuerte, Urbina y García Moreno, no habían propiciado su desarrollo y la adopción de políticas económicas equivocadas, sumadas al saqueo de sus reservas, la hizo expirar prematuramente, no sin antes dejar un rico legado para la historia numismática del Ecuador.


ADOPCIÓN DEFINITIVA DEL SISTEMA DECIMAL: 1872 -1884

   En 1872 se mandaron a acuñar, en la ciudad de Birminghan, monedas de uno y dos centavos de cobre. Con esto nuestra economía entró en el sistema Decimal Francés. 12 años más tarde se reestructura el sistema monetario nacional definitivamente, creándose la unidad monetaria divisible en 100 centavos.

   En 1884 se hace la primera serie completa de monedas decimales y aparece el Decreto de creación   del   sucre,   moneda   que   estaría dividida en 100 centavos.
   La acuñación de la nueva moneda fue hecha en plata de 900 milésimas, de alto grado de pureza. Desde su creación hasta 1918 las acuñaciones fueron realizadas en Lima, Birminghan, Santiago de Chile y Filadelfia.

   En 1899 y 1900, se acuñaron por primera vez fracciones múltiplos del sucre: los cóndores o monedas de S/. 10.00, en oro de 22 kilates y con un peso de 8.32 grs.

   Estas piezas circularon en tiempos del Gral. Eloy Alfaro, como consecuencia directa de la depreciación de la plata a nivel internacional, que obligó a muchos gobiernos a adoptar el "patrón de oro" y acuñar monedas en dicho metal.

   A mediados de la década de 1920, la situación económica del país obligó a tomar determinaciones drásticas. Esto generó que en 1927 se formara el Banco Central del Ecuador y se eliminara de los Bancos la característica de organismos emisores de billetes. Esta situación se vio reflejada en las determinaciones tomadas por la Misión Kemmerer, cambiando totalmente la historia de nuestra moneda.
LOS MÁS NOTABLES CAMBIOS FUERON:

   La situación económica del país se mantuvo estable por muy poco tiempo, hasta el punto de que en 1936, se consideró que la circulación de monedas acuñadas en metales nobles quebrantaría el erario público. Esto hizo que en el futuro se fabricaran con metales de menor valor.

   En 1937, se acuñaron los primeros sucres de níquel, iniciándose con ellos el periodo, conocido como "período moderno de nuestra numismática", mismo que se caracterizó porque en él, el valor nominal de la moneda, no correspondería al valor propio del metal que las componía, naciendo así las monedas con valor fiduciario.

   En 1943, bajo la presidencia de Arroyo del Río, la baja en el precio de la plata hace decidir al gobierno para que se vuelva a acuñar piezas de plata. Se fabricarán de dos y cinco sucres, pero su circulación será casi momentánea ya que el fin de la Guerra Mundial cambió el panorama económico mundial variando las condiciones de comercialización de los metales preciosos y haciendo subir el costo de la plata, razón por la cual fueron sacadas inmediatamente de circulación.

   En 1973, durante el gobierno del Gral. Rodríguez Lara, se mandaron a acuñar monedas de 2 y 5 sucres, pero por razones desconocidas, se impidió que salieran a circulación pública (aunque se sabe que la acuñación de monedas de dos sucres, fue entregada íntegra al Banco Central del Ecuador, en Quito, habiéndose producido más de dos millones trescientos mil ejemplares y en 1987. refundidas casi en su totalidad). Estas piezas constituyen verdaderas rarezas numismáticas.

   Para 1988 se experimentó una nueva revolución en la historia numismática ecuatoriana, con la aparición de las monedas de cinco, diez, veinte y cincuenta sucres; estas serían un fiel reflejo del deterioro económico de la Nación y traerían como consecuencia directa, la desaparición del sucre, como moneda circulante, así como la paulatina desaparición de los billetes que corresponden a las denominaciones de las nuevas fracciones metálicas, Sin lugar a dudas, esa época que bien podría llamarse "posmoderna", marcaría un hito dentro de nuestra historia pues sería el paso previo a la aparición del "Macronumerario", (monedas de 100, 500 y 1000 sucres) mismos que con su presencia anunciaron la debacle de nuestra economía la pronta muerte de la moneda nacional.

 

ECUADOR ECUADOR ECUADOR ECUADOR